CLUB ESTUDIANTIL DE ALUMNOS

Club de Estudiantes Alumnos de Psicología virtual dedicado a los alumnos de la facultad de Psicología UNR, libres y regulares, de todos los años de la carrera.


    Diferenciación del funcionamiento de la vida anímica, según Freud. En 1896 y 1900

    Comparte

    Brunn.
    Admin

    Mensajes : 170
    Fecha de inscripción : 17/12/2010
    Edad : 25
    Localización : Salto, Buenos Aires

    Diferenciación del funcionamiento de la vida anímica, según Freud. En 1896 y 1900

    Mensaje  Brunn. el Vie Dic 17, 2010 11:08 am

    os modelos de funcionamiento de la vida anímica, los presentados en la carta 52 (1896) y La interpretación de los sueños (1900).

    En la carta 52 no plantea un aparato psíquico, sino que habla de un “mecanismo psíquico generado por estratificación sucesiva”, en el que el material psíquico (Hm) se va reordenando sucesivamente por nuevas conexiones o nexos. Las diversas transcripciones están separadas por portadores neuronales, de un modo no necesariamente tópico.

    En la Interpretación de los Sueños, cuando aborta el tema del funcionamiento de la vida anímica, lo hace ya con la noción de aparato psíquico, compuesto de sistemas que poseen una orientación, que son recorridos por la excitación en una serie temporal. Para hablar de esto debe abandonar la idea de un aparato transcriptor de huellas que se sustituyen unas a otras en épocas sucesivas de la vida.

    Esta nueva formulación realizada en 1900, parte del esquema del aparato reflejo. “toda nuestra actividad psíquica parte de estimulos (internos o externos) y termina en inervaciones. Por eso asignamos al aparato un extremo sensorial y un extremo motor. El proceso psíquico transcurre, en general, desde el extremo de la percepción hacia el de la motilidad”

    Freud plantea que de las percepciones que llegan a nuestro aparato queda una huella, “huella Mnémica” cuya función es la memoria y consiste en “alteraciones permanentes sobrevenidas en los elementos de los sistemas”

    Se presenta un sistema P que carece de memoria, lo que representa una ampliación a su teoría; dado que en el primer trabajo, las huellas mnémicas se transcriben según nuevos nexos. Cuatro años más tarde Freud dirá que las percepciones se encontrarán en los sistemas mnémicos enlazadas en la simultaneidad, por asociación. También dirá que el sistema P “brinda a nuestra consciencia toda la diversidad de las cualidades sensoriales.”

    Cuando en la carta 52 habla de Ps (signos de percepción) y la Ic (inconsciencia), el valor asignado es el de lo inasequible a la conciencia.

    En la interpretación de los sueños, Ps quedará desdibujado tras alguna huella mnémica, e Ic tomará un valor predominante en la teoría.

    Si bien en ambos trabajos los recuerdos pertenecen al Icc, y estos no podrán acceder a la Cc, el papel que cumplen estos recuerdos para la vida anímica normal es muy distinto; ya que en el segundo trabajo los recuerdos dejan de ser un mero reservorio del pasado (“olvidado”), y pasan a ser parte activa del sujeto.

    Para hablar de inconsciente es necesario hablar de sofocación, de REPRESION. 1915 Freud decía: condición para la represión es que el motivo de displacer cobre un poder mayor que el placer de la satisfacción y su esencia consiste en rechazar algo de la conciencia y mantenerlo alejado de ella”. Y también nos dice que “todos los mecanismos de la represión tienen al menos algo en común, la sustracción de la investidura energética”

    En la interpretación de los sueños, nos plantea que “la sofocación de lo Icc se vuelve necesaria, sobre todo, porque el decurso de las representaciones en el interior del Icc, librado a sí mismo, desarrollaría un afecto que en su origen tuvo el carácter del placer, pero desde que se produjo el proceso de la represión lleva el carácter del displacer. La sofocación tiene el fin, pero también el resultado, de prevenir ese desarrollo de displacer.

    Cuando Freud habla del sueño, dice que su fuerza impulsora proviene del inconsciente y que “el sueño es el cumplimiento (disfrazado) de un deseo (sofocado, reprimido)”

    ¿Por qué? Porque los sueños son formaciones del Icc, y este no conoce ninguna otra meta que no sea descargar sus mociones de deseo.

    Hablar de Icc y represión supone también un proceso primario y un proceso secundario. El momento en el que el proceso secundario comienza a gobernar al proceso primario, es a partir de la represión, aunque el proceso secundario, en ningún momento inhibe y tampoco domina completamente al primario, sino que a través del preconsciente intentará dominar las mociones inconscientes.

    Punto a destacar es que el concepto de Icc se anudará al de sexualidad.

    A una sexualidad infantil, que ha sido reprimida, y por lo tanto todas las mociones incestuosas han sido resguardadas en el Icc.

    Uno de los caracteres de los deseos inconscientes es si indestructibilidad. Entonces, por mas que un deseo se haya reprimida en las primeras etapas de la vida, como “en el inconsciente, a nada puede ponerse fin, nada es pasado ni está olvidado”, este permanecerá hasta que por fin halle su realización. (la descarga)

    Pre – Cc: en la carta 52, es la tercera transcripción, ligada a representaciones palabra, correspondiente a nuestro yo oficial. Las representaciones alcanzan la conciencia respetando algunas reglas.

    En 1900, cambiará lo dicho anteriormente en lo que respecta a que el Pre-cc sería una nueva transcripción de la huella mnémica, que anteriormente era inconsciente. Sitúa al preconsciente en el extremo motor del aparato psíquico. En similitud con la carta, expone que las mociones del Icc sólo tienen acceso a la Cc por vía del Pre-Cc, pero que para esto deben sufrir modificaciones.

    Por ultimo, el pre-cc tiene que someter al Icc para que así medie la salud psíquica, y los síntomas neuróticos son una formación de compromiso de un conflicto entre ambas instancias.



    Fuente: EPEC.
    Autor del resumen: Erica Leiva.

      Fecha y hora actual: Sáb Oct 21, 2017 6:42 am