CLUB ESTUDIANTIL DE ALUMNOS

Club de Estudiantes Alumnos de Psicología virtual dedicado a los alumnos de la facultad de Psicología UNR, libres y regulares, de todos los años de la carrera.


    Teoría de la Pragmática. Austin.

    Comparte

    Brunn.
    Admin

    Mensajes : 170
    Fecha de inscripción : 17/12/2010
    Edad : 25
    Localización : Salto, Buenos Aires

    Teoría de la Pragmática. Austin.

    Mensaje  Brunn. el Vie Dic 17, 2010 11:18 am

    La teoría de la pragmática apunta a la práctica del lenguaje, es decir, como lo usamos a la lengua puesta en acto.





    Austin primero trata de dar cuenta acerca del criterio para diferenciar los verbos performativos (realizativos) de los constatativos (descriptivos); pero luego se da cuenta de la limitación de esto por lo que decide diferenciar enunciados.



    * Constatativos o descriptivos: son aquellos que describen un hecho, la acción. Esta se realiza por fuera del discurso. Plantea de qué manera estos enunciados pueden ser juzgados como verdaderos o falsos.
    * Expresiones performativos o realizativos: son aquellas en las que el acto esta realizada en el decir; es decir, que la acción está puesta en el discurso. Son las que implican en el decir el hacer. Estos no pueden ser juzgados como verdaderos o falsos, ya que el hecho mismo de pronunciarlos ya es realizar la acción. Ejemplo: “si, juro”, “yo te bautizo”. Austin los designa como afortunados o desafortunados.

    - Para que un enunciado sea afortunado tiene que estar bajo el control de ciertas condiciones como por ejemplo: los roles de los que intervienen en el hecho y la situación en que este hecho se produce. Las palabras, las situaciones, los roles de los que intervienen en el hecho, los roles deben ser apropiados, sino serían desafortunados.

    - Los desafortunados serían aquellos que no cumplen con las reglas que plantea Austin, tales como las condiciones exteriores que determinan una acción, la sinceridad, etc.





    Roles

    Acto

    Proposición

    Situación

    Afortunado



    Juez

    Condenar

    Lo condeno

    Juzgado

    Si



    Juez

    Condenar

    Lo condeno

    En su casa

    No



    Austin comienza trabajando con dos ejemplos:

    * Imperativos
    * Señales

    Llega a la conclusión de que no existe ningún criterio lingüístico, se gramático, sea de vocabulario para diferenciar si en cada caso un enunciado es constatativo o performativo.

    Hay formas normales que comprenden un verbo en:

    - Primera persona del singular

    - Un presente del indicativo

    - Voz activa.

    O también enunciados en:

    - Voz pasiva.

    - Segunda o primera persona del indicativo.

    No es necesario que un enunciado para ser preformativo sea expresado en una de las formas llamadas “normales”.



    Para volver performativo un enunciado podemos emplear, en vez de las formas explícitas, una multitud de expedientes más primitivos, como:

    - La entonación.

    - El gesto.

    También el contexto en el que son pronunciadas las palabras puede volver bastante seguro el modo como hay que tomarlas, como descripción, por ejemplo, o como advertencia.





    Austin introduce el término de fuerza ilocucionaria proponiendo la teoría de las fuerzas ilocucionarias ya que, el decir enunciado preformativo no basta; sino que conviene explicitar la fuerza que un enunciado es susceptible de recibir. Llama “acto de decir algo” el realizar un acto ilocucionario. Para él, el “llevar a cabo un acto al decir algo” es diferente de “realizar el acto de decir algo”.

    Por lo tanto, afirma que todos los enunciados, además de significar lo que significan, ejecutan acciones específicas (o hacen cosas) por medio de fuerzas específicas.

    - Recibe críticas y modificaciones de Austin.



    Benveniste se opone a Austin. Le critica a Austin ya que el confunde la realización discursiva, es decir, lo lingüístico con lo que acontece como acción en la realidad.

    Critica la distinción entre enunciados performativos de los constatativos.



    Benveniste no busca performativos caídos en desuso para reanimarlos en el seno de contextos de empleo hoy abolidos, sino que le interesa elegir performativos en pleno ejercicio y que se presten directamente al análisis.

    Para ello toma dos ejemplos:



    I) “Imperativos”



    * Le ordeno que cierre la puerta.
    * Cierre la puerta
    * Cierre.



    - En la primera de las tres oraciones coinciden en que es un enunciado performativo imperativo; solo que Benveniste hace una aclaración en el “le ordeno” declarándolo performativo, pero que “cierre la” lo considera descriptivo, pero es considerado un enunciado performativo.

    - Austin plantea que al igual que la primera las dos siguientes son enunciados performativos imperativos, es decir, equivalentes. Benveniste plantea que en las dos siguientes no está ni el acto fe ejecutar ni el acto ejecutador, sino que está la descripción de la realización de la acción. También plantea que no es performativo por el hecho que no ha denominado el acto de palabra por realizar. Para Benveniste no debe intervenir el TÚ decodificando ni interpretando la intención, sino que debe estar en el discurso la orden expresada explícitamente.



    Benveniste plantea que, para que un enunciado se performativo tiene que estar dicha en el discurso la acción. Tiene que esta en primera persona del indicativo y en vos activa, como también en el tiempo de la enunciación (aquí y ahora).



    II) “Señales”



    * Advierto, tenga cuidado con el perro.
    * Cuidado, perro peligroso.
    * SEÑAL DE PERRO PELIGROSO (MUY ENFADADO)



    - Para Austin ambos son enunciado performativos, en cambio, para Benveniste solo el primero, ya que plantea que en el segundo no hay ningún discurso y que tiene que intervenir la interpretación del TÚ.

    - En el tercer ejemplo, según Austin la advertencia dada por un letrero equivale a un enunciado performativo, pero para Benveniste es una simple señal lingüística, no una comunicación y menos un performativo. Solo la formula “le advierto que...” es performativo de advertencia.



    Austin dice que no hay ningún criterio para diferencia entre ambos enunciados. Se interesa por el uso y funcionamiento, por el contenido y no por la forma.





    Benveniste plantea que para los lingüistas es necesario que esté dicho, que haya un yo que por medio de su palabra realice en su enunciación el acto. “Un enunciado performativo que no sea un acto no existe”, dice Benveniste. “Es acontecimiento porque crea al acontecimiento”. Siendo individual e histórico, un enunciado performativo no puede ser repetido, por lo que es .único.



    Esto conduce a reconocer en el preformativo una propiedad singular: la de ser sui – referencial, es decir, de referirse a una realidad que él mismo constituye, por el hecho de ser un enunciado en condiciones que lo hacen acto.

    Para Benveniste es performativo, cuando está expresado lo ilocucionario en el discurso y no confundirlo con los efectos que genera, es decir, lo perlocucionario.



    Fuente: EPEC.
    Autor del resumen: Yolanda Mulka

      Fecha y hora actual: Miér Nov 22, 2017 1:03 pm