CLUB ESTUDIANTIL DE ALUMNOS

Club de Estudiantes Alumnos de Psicología virtual dedicado a los alumnos de la facultad de Psicología UNR, libres y regulares, de todos los años de la carrera.


    Resumen: Marx, Karl; Introducción a la crítica de la economía política.

    Comparte

    Brunn.
    Admin

    Mensajes : 170
    Fecha de inscripción : 17/12/2010
    Edad : 25
    Localización : Salto, Buenos Aires

    Resumen: Marx, Karl; Introducción a la crítica de la economía política.

    Mensaje  Brunn. el Jue Mayo 26, 2011 10:16 pm

    Marx, Karl; Introducción a la crítica de la economía política.

    1. El método de la economía política.
    El lector que quiera realmente seguirme deberá estar dispuesto a remontarse de lo particular a lo general.
    Mi especialidad era la jurisprudencia. En 1842-1843 siendo redactor de la Gaceta del Rin me vi por primera vez en la difícil obligación de tener que opinar sobre los llamados intereses materiales, lo que me movió a ocuparme de problemas económicos.
    En esa época, en la Gaceta del Rin se había hecho oír un eco del socialismo y el comunismo francés, teñido de un tenue matiz filosófico. Yo me declaré en contra de ese trabajo de aficionados, mis conocimientos de ese entonces no me permitían aventurar juicio alguno acerca del contenido mismo de las tendencias francesas.
    Mis investigaciones me llevaron a la conclusión de que tanto las relaciones jurídicas como las formas de Estado, no pueden comprenderse por sí mismas ni por la llamada evolución general del espíritu humano, sino que, por el contrario, tienen sus raíces en las condiciones materiales de vida y que la anatomía de la sociedad civil hay que buscarla en la economía política. El resultado general al que llegué es que los hombres entran en determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el progreso de la vida social, política e intelectual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, es su ser social el que determina su conciencia. Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes.
    Estas relaciones se convierten en trabas suyas y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica se conmociona, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian esas conmociones hay que distinguir siempre entre los cambios materiales ocurridos y las formas jurídicas, políticas, religiosas, artísticas o filosóficas; en una palabra, las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de este conflicto y luchan por resolverlo. Hay que explicarse esta conciencia por las contradicciones de la vida material, por el conflicto existente entre las fuerzas productivas sociales y las relaciones de producción. Ninguna formación social desaparece antes que se desarrollen todas las fuerzas productivas. Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar. A grandes rasgos podemos designar como tantas otras épocas de progreso, en la formación económica de la sociedad, el modo de producción asiático, el “antiguo”, el feudal y el “moderno burgués”. Las relaciones burguesas de producción son la última forma antagónica del proceso social de producción en el sentido de un antagonismo que proviene de las condiciones sociales de vida de los individuos. Pero las fuerzas productivas que desarrollan en el seno de la sociedad burguesa brindan, al mismo tiempo, las condiciones materiales para la solución de este antagonismo. Con esta formación social se cierra, por lo tanto, la prehistoria de la sociedad humana.
    2. El método de la economía política.
    Cuando consideramos un país dado desde el punto de vista de la economía política, comenzamos por estudiar su población. El método consiste en comenzar por lo real y lo concreto: la población es la base y el sujeto de todo el acto social de producción. Sin embargo, la población es una abstracción si se omiten, por ejemplo, las clases de que está compuesta.
    Lo concreto es concreto porque es la síntesis de múltiples determinaciones, y por lo tanto unidad de la diversidad. El método que consiste en elevarse de lo abstracto a lo concreto no es, para el pensamiento, otra cosa que la manera de apropiarse de lo concreto, de reproducirlo en forma de un concreto pensado. Pero estén no es en modo alguno el proceso de la génesis de lo concreto mismo. Para la conciencia, el movimiento de las categorías aparece como el acto de producción real cuyo resultado es el mundo; y ello es exacto en la medida en que la totalidad concreta, como la totalidad pensada, como representación mental de lo concreto, es en los hechos un producto del pensamiento, un producto de elaboración de conceptos a partir de la visión inmediata y de la representación; es un producto del cerebro pensante que se apropia del mundo de la única manera que le es posible: de una manera que difiere de la apropiación de ese mundo por el arte, la religión, el espíritu práctico. El sujeto real subsiste en su independencia fuera del espíritu; y ello durante tanto tiempo como el espíritu tenga una actividad puramente especulativa, puramente teórica. Por consiguiente, en el ejemplo del método teórico, es preciso que el sujeto, la sociedad, esté constantemente presente en el espíritu como dato primero.
    Las categorías simples son la expresión de relaciones en las cuales lo concreto todavía no desarrollado ha podido ser realizado sin haber establecido aún la relación más compleja que encuentra su expresión mental en la categoría más concreta. La categoría más simple puede expresar relaciones dominantes de un todo menos desarrollado.
    Aunque históricamente la categoría más simple pueda haber existido antes que la más concreta, puede pertenecer, en su total desarrollo, precisamente, a una forma de sociedad compleja, en tanto que la categoría más concreta se encontrada más completamente desarrollada en una forma de sociedad que lo era menos. Concebido desde el punto de vista económico el trabajo es una categoría tan moderna como las relaciones que engendran esa abstracción simple. Las abstracciones más generales solo nacen con el desarrollo concreto más rico donde un carácter aparece como común a muchos, como común a todos.
    Los individuos pasan con facilidad de un trabajo a otro y en la cual el tipo preciso de trabajo es para ellos fortuito, y por ende, indiferente. Allí el trabajo se ha convertido, no sólo en el plano de las categorías, sino en la realidad misma, en un medio de crear riqueza en general, y, como determinación, ha dejado de ser cosa exclusiva de los individuos, en algún aspecto particular.
    La abstracción más simple que la economía política moderna ubica en primer plano y que expresa una relación muy antigua y válida para todas las formas de sociedad no aparece, sin embargo, bajo esa forma abstracta, como verdad práctica, a no ser como categoría de la sociedad más moderna.
    El trabajo muestra en forma notable que las categorías más abstractas, aunque válidas, para todas las épocas, no por eso dejan de ser, bajo la forma determinada de esa abstracción misma, el producto de condiciones históricas, y sólo siguen siendo plenamente válidas para esas condiciones y en el marco de las mismas.
    La sociedad burguesa es la organización histórica de la producción más desarrollada y más variada que existe. Debido a ello, las categorías que expresan permiten entender su estructura y al mismo tiempo entender la estructura y las relaciones de producción de todas las formas de sociedad desaparecidas con los escombros mediante los cuales se ha edificado. La economía burguesa nos da la clave de la economía antigua. La propia sociedad burguesa no es más que una forma antitética del desarrollo histórico, existen relaciones pertenecientes a formas de sociedad anteriores que sólo se podrán encontrar en ella completamente debilitadas o inclusive trasfiguradas. Lo que se denomina desarrollo histórico descansa sobre el hecho de que la última forma considera las formas anteriores como etapas que llevan a su propio grado de desarrollo, y como raras veces es capaz de hacer su propia crítica bajo un aspecto unilateral. La economía política burguesa sólo llegó a entender las sociedades precedentes el día que comenzó la autocrítica de la sociedad burguesa.
    El sujeto, en este caso la sociedad burguesa moderna, está dado tanto en la realidad como en el cerebro, y por consiguiente, las categorías expresan formas de existencia, condiciones de existencia determinadas, a menudo simples aspectos particulares de esa sociedad determinada, de ese sujeto, y que por lo tanto dicha sociedad no comienza en modo alguno a existir, inclusive desde el punto de vista científico, solamente desde el momento en que se trata de ella como tal. En todas las formas de sociedad, una producción determinada y las relaciones engendradas por ella asignan su rango y su importancia a todas las otras producciones y las relaciones engendradas por éstas.
    El capital es la fuerza económica de la sociedad burguesa que todo lo domina. El punto de partida y el punto final. El orden de las categorías económicas es determinado por las relaciones que existen entre ellas en la sociedad burguesa moderna, y es precisamente el inverso del que parecería ser su orden natural o corresponder a su orden de sucesión en el curso de la evolución histórica. No se trata de la relación que se establece históricamente entre las relaciones económicas en la sucesión de las distintas formas de sociedad, sino de su jerarquía en el marco de la sociedad burguesa moderna.
    El propio concepto de riqueza nacional se insinúa entre los economistas del siglo XVII. En esa forma, la riqueza es creada solamente por el Estado, pero el poderío de éste se mide por dicha riqueza. Esa era la forma todavía inconcientemente hipócrita.
    El plan que se debe adeptar es manifiestamente el siguiente:
    a) Las determinaciones abstractas generales
    b) Las categorías que constituyen la estructura interna de la sociedad burguesa y sobre las cuales reposan las clases fundamentales. Capital, trabajo asalariado, propiedad de la tierra. Sus relaciones recíprocas. Ciudad y campo. Las tres grandes clases sociales. El intercambio entre ellas, Circulación. Crédito (privado).
    c) Concentración de la sociedad burguesa en la forma del Estado. Considerando en su relación consigo mismo. Las clases “improductivas”. Impuestos. Deuda pública. Crédito público. La población. Las colonias. Emigración
    d) Relaciones internacionales de producción. División internacional del trabajo. Intercambio internacional. Exportación e importación. Curso de los cambios.
    e) El mercado mundial y las crisis.

      Fecha y hora actual: Jue Sep 21, 2017 11:00 pm